Cuadros

¡tiempo, rápido! En las subastas de pintura, los cuadros antiguos reinan en un vasto dominio que abarca siete siglos, desde los iconos greco-bizantinos hasta los paisajes románticos. A partir de 1870, la pintura impresionista y moderna se suceden hasta la segunda guerra mundial con las escuelas impresionista y neoimpresionista, seguidas de los fauves, los cubistas y los surrealistas. A partir de 1945, la pintura de posguerra y contemporánea abarca las producciones artísticas desde el expresionismo abstracto hasta el arte povera, pasando por el espacialismo y el arte pop. Los cuadros que se ofrecen en la venta online de pinturas son un conjunto vertiginoso de la historia del arte: cuadros religiosos, bodegones, vanidades, cuadros de flores y de género de las escuelas holandesa y flamenca, temas históricos y escenas mitológicas, cuadros de historia, paisajes de finales del siglo xviii y principios del xix... Las revoluciones pictóricas de finales del siglo xix y la aventura de las vanguardias del siglo xx también se reproducen ante nuestros ojos en la subasta, hasta las subversiones del arte más actual.

Ver más

Lotes recomendados

François-Xavier FABRE (Montpellier 1766-1837) - Retrato de Pierre-Edouard Lefebvre de Béhaine (1769-1828), frente a la ciudad de Florencia Lienzo Marco: Madera original y estuco dorado (en el reverso la etiqueta de Haro) Altura: 96 cm / Anchura: 74 cm Procedencia : todavía en la familia del modelo hasta el día de hoy. Firmado y fechado abajo a la izquierda: "F. X. Fabre, en Florencia / 1802 Bibliografía: Gabriel de Broglie, "Nephtalie de Cour¬mont", en: Cahiers Edmond et Jules de Goncourt n°1, 1992. pp. 6-12: "Nephtalie nació el 27 de junio de 1802 en Florencia, donde Pierre Edouard Lefebvre, su padre, era primer secretario de la legación francesa. Este antiguo secretario general de Asuntos Exteriores en 1794 se convirtió en ministro francés en Florencia en 1803. F. X. Fabre pintó un hermoso retrato suyo ese año, con el Duomo, el Señorío y los puentes sobre el Arno de fondo. Este notable retrato de medio cuerpo de François-Xavier Fabre tiene lugar en el apogeo de la carrera del artista y en un momento particular de la historia del arte. Nos sumerge en la Florencia de principios del siglo XIX, donde había una relativa paz para los pintores en comparación con la agitación del resto de Europa. Recordando los retratos aristocráticos de los ingleses en el Grand Tour, el diplomático y representante del Estado francés, Pierre-Edouard Lefebvre, domina el valle del Arno, con la cúpula de la catedral de Santa María del Fiore y el Palazzo Vecchio a la izquierda. Fabre sintetiza la integración del modelo en el paisaje toscano que había establecido su gran amigo Louis Gauffier, fallecido un año antes, en 1801, pero adopta el típico medio cuerpo davidiano. Ese año, 1802, pintó los retratos de Louis-François Bertin y el de su esposa (Montpellier, museo Fabre), el Retrato del joven Edgar Clarke (ídem), cuyo padre, Henri Clarke, duque de Feltre, fue de hecho ministro plenipotenciario en la corte de Etruria, predecesor de Pierre-Edouard Lefebvre. Nuestro cuadro puede compararse con el retrato de medio cuerpo de Lucien Bonaparte de 1808 (Roma, Museo Napoleónico), en el que Fabre muestra al hermano del emperador con un traje y una postura similares, también con un libro en la mano (fig. 1). Estos dos retratos anticipan los de su antiguo rival, ahora amigo, Girodet-Trioson (Portrait de Lamartine, Salón de 1810) y prefiguran el retrato de Ingres de 1807 de Granet, el cabello despeinado da a la imagen serena un toque de prerromanticismo. Fabre nació en 1766 en Montpellier. Alumno brillante de Jacques-Louis David, producto puro de la Escuela de Bellas Artes de Abraham Fontanel y de la Ilustración, Fabre recibió el Gran Premio de Roma en 1787. Sin embargo, abandonó Roma en 1793 tras las insurrecciones antifrancesas y se instaló en Florencia hasta 1824. Vivió su "primer gran periodo florentino" entre 1795 y 1798, un éxito debido a su versatilidad entre la pintura histórica, mitológica y religiosa (Caridad romana de 1798, Sócrates bebiendo la cicuta de 1801). El incierto periodo de 1799 a 1801, durante el cual Francia y Toscana estaban en guerra, le obligó a reducir su producción artística. Tras la victoria de Napoleón y la instauración del Reino de Etruria (1801 - 1807), los extranjeros volvieron a Florencia. Fabre tuvo un éxito creciente como retratista. Hasta su muerte se ocupó de su colección personal y volvió a Montpellier en 1825 para dirigir el museo que lleva su nombre y la nueva Escuela de Bellas Artes. Agradecemos calurosamente a la Sra. Cléophée de Quénétain que nos permita publicar aquí in extenso la siguiente biografía, extraída de su tesis "Edition critique et annotée de la correspondance entre Edmond et Jules de Goncourt et Edouard Lefebvre de Béhaine (1858 ? 1896)", París Sorbona, 2007 (bajo la dirección del profesor André Guyaux) Su investigación se basó en Gabriel de Broglie, La vraie Madame de Gervaisais : Neph¬talie le Bas de Courmont : souvenirs inédits, 1991 y en René Brouillet, " Edouard Lefebvre de Béhaine, son père et son grand-père : une lignée de diplomates au service de la France au XIXe siècle " en Histoire de l'administration française. Les Affaires étrangères et le Corps diplomatique français, t. II, 1984: Nació en Hirson en 1769 (Aisne). Tras haber ocupado, en 1793-1794, un puesto de jefe adjunto en los servicios del Comité de Salvación Pública, Lefebvre entró en el Ministerio de Relaciones Exteriores como jefe adjunto de correspondencia en la secretaría general. Dimitió en junio de 1797, pero dejó su huella al publicar un panfleto: Considéra¬tions politiques et morales sur la France constituée en République (Bertrand, 1798). Regresó al departamento y en agosto de 1798 se le encomendó una primera misión en Malta. Luego fue sucesivamente primer secretario de la legación francesa en Florencia en 1801, en Nápoles en 1802 y en Roma en 1806. Fue nombrado primer secretario de la legación francesa en Cassel, y luego fue trasladado a

Valorac. 100.000 - 150.000 EUR

Béla Adalbert CZÓBEL (1883-1976) - * Joven leyendo, 1964 Óleo sobre lienzo, firmado arriba a la derecha. 73 x 60 cm Exposiciones : - Béla Czóbel Pintor húngaro (1883 - 1976), MAGYart, Exposiciones : du Vieux Colombier, 11 de septiembre - 13 de octubre de 2001, descrita y reproducida en el N°35 del catálogo CONJUNTO DE OBRAS DE ÉCOLE DE PARIS DE LA ANTIGUA COLECCIÓN DE MICHEL KELLERMANN (lotes 47 a 91) Béla Czóbel nació el 4 de septiembre de 1883 en Budapest y falleció el 30 de enero de 1976 en la misma ciudad. El padre de Béla Czóbel, un comerciante de cereales de Bellus, una pequeña ciudad en la frontera con Moravia, se trasladó a Budapest poco antes de que naciera su hijo. Su abuelo, pintor decorativo, orientó a Béla Czobel hacia la carrera artística, que comenzó en 1902 en la colonia de pintores de Nagybánya, en Transilvania. Al año siguiente, Czobel estudió en la Academia de Bellas Artes de Múnich, donde conoció a Jules Pascin, Rudolf Levy y Walter Bondy, a quien más tarde conocería en Montparnasse. En octubre de 1903, Czóbel viajó a París por primera vez y asistió a clases en la Académie Julian, entonces bajo la dirección de Jean-Paul Laurens. Ganó un primer premio de estudios de desnudo en el concurso de esta academia. Czóbel conoció a Henri Matisse, participó en el movimiento fauvista y expuso junto a Derain, Vlaminck, Braque y Matisse en la sala dedicada al fauvismo en el Salón de Otoño de 1905. También participó en el Salón de los Independientes (1905-1919) y expuso en Holanda (1914-1918), Berlín (1919-1925), París (1926-1929) y Nueva York (1927). En París conoció a sus compatriotas, como Ödön Márffy y Róbert Berény, con los que fundó el primer grupo de vanguardia húngaro, los "Ocho", en 1909. Entre 1919 y 1925, Czóbel vivió en Berlín y descubrió el expresionismo alemán, antes de trasladarse a Francia en 1925. En 1940 regresó a Hungría y se instaló en Szentendre (Fuentes: Internet, Wikipedia) Desconocemos la fecha del encuentro entre el artista y la familia Kellermann, seguramente se remonta a sus estancias parisinas. Lo cierto es que en 1926 Czóbel pintó un cuadro del hijo del anticuario Dezso Kellermann al que llamó Mi amigo Michel, que no era otro que Michel Kellermann de niño. Michel Kellermann siguió siendo un fiel amigo de Czóbel hasta la muerte del pintor, y tras el fallecimiento de su amigo donó ciento cuarenta dibujos al Museo Czóbel de Szentendre.

Valorac. 2.000 - 3.000 EUR

Maxime MAUFRA (1861-1918) "Pont Aven le moulin Simonou" hst sbd fechado en 1891 48x64 Avec Henry Moret et Gustave Loiseau, Maxime Maufra forme un trio célèbre au sein de l’une des composantes aujourd’hui bien reconnue de l’Ecole de Pont-Aven : celle des artistes qui ont propagé avec bonheur le meilleur de l’Impressionnisme en Bretagne. Heureuse coïncidence, au moment où Claude Monet peint plusieurs chefs-d’œuvre en 1886 sur les côtes de Belle-Ile, Paul Gauguin peint à Pont-Aven avec une technique encore très zébrée «  les lavandières au Moulin Simonou » (musée d’Orsay). Si le sujet de la toile de Gauguin nous intéresse, c’est précisément parce que Maufra choisit de décrire le même motif mais, en inversant cette fois-ci le point de vue. Lorsqu’il peint cette toile en 1891, Maufra a déjà rencontré l’inventeur du Synthétisme l’année précédente et fréquente avec assiduité la petite colonie artistique (Filiger, Sérusier, …) de l’auberge de Marie Henry au Pouldu. Au cours de cette année 1891, plusieurs chefs-d’œuvre voient le jour comme «  les Goémons jaunes » (Fondation Rau, Zurich), «  la Récolte des goémons » (musée d’Arts de Nantes) et ce «  Moulin Simonou » peint non loin de l’entrée du port de Pont-Aven. Privilégiant un cadrage resserré, Maufra souligne avec force le charme champêtre de ce site qui entremêle l’activité du moulin au rythme de l’eau. Les touches dansantes de la rivière créent un rythme entraînant qui s’éclaire des reflets des ombres de la végétation ou des rochers. Laissant libre cours à la liberté de la touche, il compose une vibrante harmonie de gris bleutés et s’essaie à enhardir la gamme des verts. Les vibrations qui animent le feuillage des peupliers sont ainsi admirables de sensibilité. Enfin, plusieurs notations rougeoyantes viennent réchauffer ce petit monde parfaitement accordé. Après Gauguin, Maufra nous offre dans cette séduisante toile une version totalement renouvelée d’un site typique de Pont-Aven. (+ photo du Paul Gauguin)

Valorac. 20.000 - 30.000 EUR

François Gall - François Gall - Lumière d'Automne, Canal Saint-Martin. París 10e.. Óleo sobre lienzo. Aproximadamente 81 x 100 cm. Firmado abajo a la derecha. Firmado de nuevo en el reverso del lienzo y titulado "Canal Saint Martin, París". François (Ferenc) Gall recibió su primera formación artística en la colonia de artistas de Nagybánya, el llamado "Barbizon húngaro". Aquí entra en contacto con las tendencias postimpresionistas de Francia. Sus dos grandes objetivos a partir de ahora son: París y la libertad. Pero primero su camino le llevó a Roma, a la academia de arte. Allí, Gall ganó el Prix Hunyadi-Aldobrandini en 1932, ingresó en el Collegium Hungaricum (Villa Medici) y pudo viajar por toda Europa. La Galería Moderna de Roma muestra su primera exposición más larga con obras de temática socialmente crítica, escenas de pueblo y callejeras, juegos infantiles y motivos circenses. Además, Gall ya se había hecho un nombre como retratista en esta época. Recibió numerosos encargos de retratos y bustos, incluso de París, donde vivió desde 1936. Cuando a principios de 1939 se encontraba en su tierra natal para visitar a su padre moribundo, le sorprendió el estallido de la guerra y fue reclutado por el ejército rumano. Gall no pudo regresar a París hasta el final de la guerra, en 1945. Ahora sus motivos evolucionan de temas socialmente críticos a otros más alegres e íntimos, inspirados en su felicidad familiar con la poeta Eugénie Chassaing y sus tres hijos en común. Desnudos, bailes y niños, escenas de Montmarte, Montparnasse o el colorido ajetreo veraniego de la costa francesa dominan ahora su obra. En los años siguientes participó en numerosas exposiciones de salón, galerías de renombre como Durand-Ruel y Bernheim mostraron exposiciones individuales, que también atrajeron la atención internacional. También hizo campaña por los derechos de los artistas en varias asociaciones y fundaciones y como presidente del sindicato nacional de artistas. En 1949, Gall se nacionalizó en Francia y recibió numerosos premios, también por su compromiso social. Sus obras fueron adquiridas por el Estado y ahora se encuentran en museos de París, Budapest y Boston, entre otros. Gall tuvo mucho éxito con sus características representaciones de la vida parisina en estilo impresionista tardío. En la vista del Canal Saint-Martin, en el este de París, que se ofrece aquí, Gall capta el sereno y soleado ambiente otoñal de París. Actualmente, la galería Les Montparnos de París muestra obras de François Gall en la exposición "Montparnasse, les boulevards du destin" (hasta el 22.12.2022). Con una pericia fotográfica de Marie-Lize Gall, París, fechada el 15.10.2022. La obra se incluirá en el catálogo razonado en preparación. Procedencia: Douglas & Carolyn Middleton, Estados Unidos; Christie's, Nueva York 9.2.2016, lote 152; colección privada, Filadelfia, Estados Unidos; Sotheby's, Nueva York 5.10.2020, lote 3; colección privada, Baviera. Fiscalidad: Imposición diferencial IVA: Régimen de márgenes

Valorac. 15.000 - 20.000 EUR

Raoul DUFY (Le Havre 1877 - Forcalquier 1956) - Proyecto para el Hada de la Electricidad, 1937 Gouache sobre papel con azulejos 49 x 64 cm a la vista Firmado abajo a la derecha parcialmente legible Raoul Dufy Anotado en el lado izquierdo Lemonnier... Dufay...Guillaume Gilbert 1603 Arte maquetica Procedencia : Venta en el Palais Galliera, París 6 de junio de 1967, n°52 reproducido Venta Palais Galliera, París, 9 de diciembre de 1969, n°9 reproducido Colección privada Bibliografía : Fanny Guillon-Laffaille, Raoul Dufy, Catalogue raisonné des aquarelles, gouaches et pastels, Tome 2, Edition Louis Carré, París 1982, tome 2, n°1931 reproducido p.318 En 1937, París acogió la Exposition internationale des arts et techniques appliqués à la vie moderne. Fue la mayor demostración pública de modernidad industrial de la primera mitad del siglo XX. En efecto, en un momento en el que existía una verdadera "efervescencia tecnológica" en el mundo, esta exposición fue un escenario privilegiado para que las distintas naciones que participaron en ella ilustraran lo que representaban nociones clave como modernidad, progreso o, de forma más matizada, innovación técnica y tecnológica. En París, este impulso de modernidad se manifiesta en el despliegue de una red eléctrica. Ya en la Exposición Universal de 1889, bajo la presión de la opinión pública, el Ayuntamiento de París decidió crear una red de distribución de electricidad. Esta red se confió entonces a seis empresas en forma de concesiones y se dividió en ocho sectores eléctricos entre París y sus suburbios. De 1907 a 1913, para optimizar la producción de electricidad y los costes de transporte, las concesiones se fusionan y se confían a la "Union des Secteurs". El 1 de enero de 1914, en la misma búsqueda de eficacia, se crea una única empresa: la Compagnie parisienne de distribution d'électricité (CPDE). Esta empresa tomó el relevo de los seis concesionarios y se hizo con el monopolio del alumbrado público de París. A partir de 1930, para satisfacer la creciente necesidad de energía eléctrica, la CPDE se dedicó exclusivamente al transporte de electricidad. Para ello, la empresa desarrolló interconexiones entre las plantas de producción y las subestaciones encargadas de transformar y poner en línea la red eléctrica. Así, esta reorganización permite ampliar el acceso a la electricidad. Como muestra la transcripción de una entrevista con Sophie Krebs, conservadora general del Museo de Arte Moderno de París: "Entre 1918 y 1938, la cobertura eléctrica en Francia se disparó un 77%: [...] casi el 90% de los municipios franceses estaban conectados a la red. Sin embargo, esta conexión no llegó a todos los hogares de forma individual: no fue hasta finales de los años 50 cuando se produjo. En previsión de la Exposición Internacional de 1937, el 7 de julio de 1936, la compañía parisina de distribución de electricidad encargó a Raoul Dufy una decoración monumental para la pared del vestíbulo del Palais de la Lumière et de l'Électricité. En aquella época, el nombre del artista era ya muy conocido por el público y resonaba especialmente en el círculo del fauvismo. Por su estilo decorativo y onírico, las empresas recurrieron a su talento para crear escenarios únicos. Así, cuando el CPDE pidió a Dufy que diseñara el Palais de la Lumière et de l'Électricité, ya tenía una gran experiencia en la puesta en marcha. Este palacio, construido por Robert Mallet-Stevens en el Campo de Marte, presenta una arquitectura vanguardista, imponiéndose "como el modelo más visionario" de este evento, según Barbara Basting, actual responsable del sector de las artes visuales del Departamento de Cultura de la ciudad de Zúrich. De hecho, según ella: "El contraste con las pomposas y triunfantes construcciones de Alemania y la Unión Soviética que dominaban el Campo de Marte realzaba la elegancia y el rigor del proyecto de Robert Mallet-Stevens [...]. No es que le falten superlativos: su torre soportaba la linterna del flamante faro de Ouessant, que era entonces el más potente del mundo. En la explanada, un arco luminoso del que salían chispas reforzaba su dimensión espectacular. Nadie podría confundir el mensaje de esta orgía de luces: este es el futuro, y para este futuro, necesitamos electricidad. Al igual que el Palacio de la Luz y la Electricidad, la obra encargada a Raoul Dufy por el director del CPDE, Charles Malégarie, se inscribe en una política de mecenazgo activa y al servicio del progreso científico. Es una retranscripción de la modernidad francesa y de toda la inventiva del genio humano. Aunque el objetivo del proyecto de Dufy era científico, también era social, ya que respondía a las expectativas del Front Populaire, que estuvo en el poder entre mayo de 1936 y abril de 1938. Como el

Valorac. 30.000 - 40.000 EUR